Turismo vivencial en Perú

Compartir Artículo en:

El turismo vivencial o de “inmersión” es una categoría de turismo enfocada en experimentar un país, ciudad o lugar en particular mediante la conexión a su historia, población y cultura.

En el caso de Perú se presentan cuatro opciones para realizar este tipo de turismo, abarcando todos los gustos: costa, sierra y selva peruana.

  • Coporaque (Caylloma, Arequipa)

A cuatro horas de la ciudad de Arequipa, se encuentra el pueblo Coporaque. Esta población es reconocida por la importancia de sus textiles dentro de las tradiciones culturales del lugar.

Se pueden realizar diferentes actividades en compañía de los pobladores, como por ejemplo ser parte de las faenas agrícolas y ganaderas, las cuales son las principales actividades económicas de la población; también se puede ser parte del proceso de tejido, donde no solo observarás los procesos de confección, sino que podrás poner a prueba tus propias habilidades y así comprender la importancia y el rol de esta actividad para la cultura de Coporaque.

Y si de descansar se trata, muy cerca de allí se encuentran las lagunas termales de Sallihuay, no está de más una escapadita para disfrutar de estas aguas con propiedades curativas.

  • Llachón (Capachica, Puno)

A una hora de la ciudad de Puno se encuentra el hermoso pueblo de Llachón, el cual tiene la mejor vista al Lago Titicaca. Es recomendable descansar y aclimatarse a la altura antes de emprender las actividades con la comunidad.

Una de las actividades para comenzar son las tareas ganaderas, donde aprenderás sobre el cuidado y la crianza de vacas y alpacas, como así también la importancia de estas especies para la reproducción de la vida en Llachón. Asimismo podrás ser parte de las faenas agrícolas, aprendiendo sobre el proceso de cosecha por temporadas y podrás hablar con los lugareños sobre los usos alternativos de sus productos, como en los rituales.

Al encontrarse en la península de Copachica, en Llachón las actividades comprenden paseos en bote por el Titicaca y pesca artesanal. Es una práctica diaria en la comunidad, por lo que será un privilegio observar y ser parte de la experiencia.

Y como en el caso anterior, podrás ser parte del proceso de tejido, ya que es una actividad muy importante en toda la región peruana.

  • Cocachimba (Valera, Amazonas)

Este pueblo es muy conocido por sus cosechas de caña de azúcar y piña. Es por esto que la actividad principal del turismo vivencial es la participación en faenas agrícolas, de esta manera podrás conocer las técnicas de cosecha y sembrío en base a la experiencia de los pobladores.

También se puede participar de la elaboración de chancana, panela y molienda de caña, donde los lugareños mostrarán cómo elaboran estos insumos y contarán algunos secretos para obtener el sabor más delicioso.

No podes perderte de dar un paseo por el pueblo para observar la arquitectura y detalles en sus casas, como así también hablar con algunos pobladores sobre su cultura y tradiciones.

  • Canrey Chico (Olleros, Huaraz)

Esta población tiene una altitud entre los 3.100 y 4.700 m.s.n.m, por lo cual es recomendable descansar y aclimatarse antes de comenzar con las actividades.

Las actividades más atractivas de este pueblo son la participación en rituales andinos, la narración de cuentos, mitos y leyendas y la observación de danzas folclóricas. Cada una de estas actividades, te proporcionará información sobre la cultura y las prácticas tradicionales de los pobladores.

En Canrey Chico podrás visitar el Monumento Arqueológico Chavín de Huantar, que alberga un conjunto de templos ceremoniales edificados entre 1.500 y 500 a.C.

¿Te animás? 

Compartir Artículo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *